Regístrate aquí

4 ciudades para visitar en el norte de Alemania


Alemania es una potencia económica y posee un fuerte tejido industrial. Eso lo sabe todo el mundo. Lo que quizá muchos desconozcan es que Alemania se encontraba antes de la pandemia en el Top 10 de países más visitados del mundo.

Datos Útiles


País: Alemania
Idioma: Alemán
Zona Horaria: GMT +2
Moneda: Euro
Requisitos de entrada:

Y es que, son muchos los encantos con los que cuenta Alemania que atraen a un número importante de turistas cada año: el encanto bohemio de Berlín, la señorial ciudad de Múnich, las grandes urbes del oeste, los magníficos paisajes montañosos de Baviera, pueblos de cuento o una historia apasionante, son algunas de las razones por las que muchos viajeros eligen Alemania para sus vacaciones. Sin embargo, nosotros te vamos a dar una razón más: 4 ciudades para visitar en el norte de Alemania.

Así es, la ruta de hoy la dedicaremos a descubrir cuatro de las ciudades más bonitas del norte de Alemania. Dejaremos de lado Hamburgo, ciudad de la que ya hemos hablado en otro artículo, y nos centraremos en cuatro ciudades más pequeñas, pero con mucho encanto. Ciudades en las que todavía podemos respirar el aire medieval de sus calles y en donde, en muchos casos, el agua es la gran protagonista. Bremen, Lübeck, Quedlinburg y Schwerin, pueden servir para conocer mejor el norte de Alemania y disfrutar de los encantos de la parte más septentrional del país germano.

¿Qué encontrarás en este artículo?

  • Comenzaremos visitando una de las ciudades más famosas del norte de Alemania, Bremen
  • Continuaremos con la visita a Lübeck, una de las ciudades más importantes de la Liga Hanseática
  • Descubriremos un hermoso lugar que parece sacado de un cuento, Quedlinburg
  • Terminaremos la ruta acercándonos a conocer Schwerin y su formidable castillo

4 ciudades muy interesantes para visitar en el norte de Alemania

Si tienes planeado hacer una ruta por el norte de Alemania, te hablamos de cuatro ciudades que no te puedes perder en tu viaje.

Bremen, una ciudad que va más allá del cuento de los Hermanos Grimm

Para muchos, Bremen es sobre todo conocida por el famoso cuento de los Hermanos Grimm “Los músicos de Bremen”. Sin embargo, esta ciudad hanseática del norte de Alemania tiene mucho que ofrecer al turista.

Bremen es una de las ciudades más importantes del norte del país y se encuentra ubicada junto a las aguas del río Weser. Recorrer Bremen es encontrarnos con edificios y monumentos históricos de gran valor y en buen estado de conservación y con casas de entramados de madera tan comunes en los países de Europa central.

Son muchos los rincones por los que perderse en Bremen, sin embargo, podemos comenzar a conocer a la ciudad hanseática recorriendo las calles del barrio Schnoor, se trata de un barrio con mucho encanto, de calles estrechas, empedradas y con hermosos edificios medievales, todo ello aderezado con un ligero aire bohemio.

De majestuoso se puede calificar el edificio del ayuntamiento (en alemán, Rathaus). Junto a él encontraremos la primera referencia a los famosos músicos en forma de estatua de bronce (como todas las estatuas famosas del mundo, tocarla nos dará suerte). Sin embargo, la construcción que más nos llamará la atención cerca del ayuntamiento es la preciosa Iglesia de St. Petri.

Markplatz es una calle peatonal de Bremen que hace las delicias de todo aquel o aquella que pasee por ella y se detenga un rato a fotografiarla, tomar un café o simplemente a descansar.

Por último, una buena zona donde disfrutar de la famosa cerveza alemana es en el antiguo muelle de la ciudad, junto a las aguas del Weser.

 

 

Lübeck, descubriendo la antigua capital de la Liga Hanseática

Lübeck fue en la edad media la capital de la liga Hanseática, una asociación comercial de ciudades del norte de Alemania y de otros territorios europeos. Entre los siglos XII y XVI se convirtió en una de las ciudades comerciales más importantes de Europa, lo que tuvo fiel reflejo en muchas de sus construcciones que evocan a aquellos años propicios para la ciudad. Lübeck se encuentra en Schleswig-Holstein, cerca del Báltico.

Paseando por el casco antiguo encontraremos rincones con mucho encanto, hermosas casas de ladrillo y callejones que desembocan en agradables patios vecinales. La Markplatz (Plaza del Mercado) es uno de los lugares más importantes de la ciudad. Allí encontramos dos de sus edificios más relevantes como son el ayuntamiento o la Iglesia de Santa María, iglesia gótica que está considerada como la tercera más grande del país.

Pero por su singularidad y majestuosidad, lo más interesante que podemos visitar en Lübeck son las puertas de la ciudad, la Burgtor y, en especial, la Holstentor, magnífico ejemplo arquitectónico del siglo XV.

 

Quedlinburg

A muchos seguramente les suene Bremen y Lübeck, pero quizá no sean demasiados los que hayan oído hablar de Quedlinburg. Y esto es un error. Porque Quedlinburg es un lugar diferente, auténtico, único y, además, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde el año 1994.

Esta pequeña ciudad se encuentra en Sajonia-Anhalt y posee uno de los cascos antiguos con más encanto de Alemania, con más de 1000 casas de aire medieval con vigas entramadas de madera. Podría ser una más de esas ciudades de cuento que hay en Alemania.

Indudablemente, Quedlinburg es una ciudad para pasear y descubrir hasta el más pequeño de los rincones; un lugar donde dejarse hipnotizar por su estructura de corte medieval. Sin embargo, hay algunos edificios que merecen la pena visitarlos como la Markplatz con el ayuntamiento, las iglesias de St. Benediktii y St. Nikolai, ambas góticas, o el castillo del siglo X.

Schwerin, una hermosa ciudad rodeada de lagos

Para aquellos que no hayan oído hablar de ella, Schwerin supondrá una agradable sorpresa. Los lagos son elementos naturales que contribuyen a aumentar la belleza de una ciudad o pueblo. Schwerin cuenta con 12 lagos. Así que, podemos imaginar que una de las razones por las que Schwerin se ha convertido en un destino turístico importante en el norte de Alemania es por la belleza que confiere a la ciudad el líquido elemento, siendo uno de los lagos más bonitos de Schwerin el Pfaffenteich.

El monumento más famoso de la ciudad es, sin duda, el Castillo de Schwerin, un majestuoso palacio que evoca a los magníficos castillos que aparecen en películas de época. El castillo, como no podía ser de otro modo, se encuentra en uno de los pequeños islotes de la ciudad. Las primeras noticias que tenemos de este castillo son del siglo X. Hacia el 1160 se procede a su reconstrucción, pero habría que esperar hasta el siglo XVI para que, lo que comenzó como fuerte defensivo, se convirtiera en un bello palacio. Uno no sabe con que quedarse de este edificio, si con el interior o con el exterior. Completa la postal, unos de los más bonitos jardines barrocos de Alemania, al que no le falta ningún detalle.

Si bien es cierto que el Castillo de Schwerin es el que se lleva todas las miradas, existen en la ciudad otros muchos rincones con encanto, así como edificios de gran valor. La Catedral de Schwerin, por ejemplo, es un espléndido ejemplo de construcción gótica del siglo XII.


Tus viajes nos interesan...
Puedes participar de manera activa en nuestra Web. ¡Cuéntanos tu historia!
Consejos para viajeros
No dejes de leer nuestros consejos para organizar tu viaje o escapada en el Cuaderno del Viajero.