¡Hola!

Si aún no te has registrado, crea tu cuenta aquí
y consigue gratis tus 2 noches de hotel para 2 personas*

¡Por favor, verifica tu e-mail y contraseña!
Regístrate aquí
Iniciar Sesión
Me
Gusta
Viajar
Barato
Inicio > Encuentra tu Ruta Perfecta > Ámsterdam, paseando entre canales

Ámsterdam, paseando entre canales


Nacida de la pesca y el comercio, cuenta la leyenda, que debe sus orígenes a dos pescadores y un perro, los cuales llegaron por casualidad con su barca a las orillas del rio Amstel, sobre el que hoy se asienta esta ciudad.

Ámsterdam Ámsterdam Ámsterdam Ámsterdam Ámsterdam Ámsterdam Ámsterdam Ámsterdam Ámsterdam Ámsterdam Ámsterdam
Datos Útiles


País: Países Bajos
Idioma: Alemán
Zona Horaria: GMT +2
Moneda: Euro
Requisitos de entrada: DNI válido

Ámsterdam destaca por ser un lugar multicultural y tolerante, que atrae cada año a miles de turistas. Hoy vamos a proponeros una ruta para os perdáis con nosotros por sus calles y canales llenos de magia e historia.

Zona Centro

Teniendo como partida la estación central de ferrocarriles, tomamos la calle Nieuwebrugsteeg, entrando en el famoso barrio rojo. A unos pocos metros nos encontramos con la Oude Kerk o Iglesia Vieja, el edificio más antiguo de la ciudad. En su interior podremos contemplar la estructura inicial de madera, su majestuoso órgano o las diversas tumbas de los siglos XVII y XVIII bajo sus losas.

Continuamos bajando el canal hasta la calle Damstraat, por la cual nos dirigiremos hasta la Plaza Dam, construida sobre el dique original que frenaba el paso del rio Amstel. En su centro se encuentra un monumento a los soldados caídos en la segunda guerra mundial, en cuyo interior se guardan además 22 urnas con tierra de cada una de las provincias de Holanda.
En la plaza tenemos el Palacio Real, el museo Madame Tussaud de cera o  la Nieuwe Kerk (o Iglesia Nueva), donde fue coronada Beatriz de Holanda en 1980.

Seguimos en la misma dirección por la arteria Raadhuisstraat; tras cruzar el tercer puente nos encontraremos con un discreto monumento de tres triángulos de granito rosa, el Homomonument. La idea de su construcción data de 1970, cuando activistas gays fueron arrestados por intentar colocar una corona de laureles en el monumento de las víctimas de la segunda guerra mundial de la plaza Dam. No fue hasta 1987 que se consiguió reunir el dinero necesario para su construcción. Cada uno de los triángulos señala puntos determinantes de la ciudad, siguiendo uno de ellos es como nos encontramos, a escasa distancia, la casa de Anne Frank. Si pensamos en visitar el interior de la casa es aconsejable no dejarlo para muy tarde, ya que suelen formarse colas que rodean la manzana.

Volvemos ahora sobre nuestros pasos (teniendo la opción de tomar un tranvía) para llegar a la plaza de Nieuwmarkt, en el centro del barrio chino y adyacente al barrio rojo. Nada más llegar nos llamará la atención un edificio con forma de pequeño palacio, es el De Waag. Construido en 1488 era la puerta de entrada a la ciudad, tras tener varias funciones a lo largo de los siglos es hoy en día un peculiar restaurante. Con un interior iluminado por más de 300 velas, es el lugar ideal para darse un capricho.

Barrio Judío y Museo Naval

Saliendo de la plaza Nieuwmarkt, bajamos por Sint Antoniesbreestraat hasta llegar al primer canal, cruzándolo para entrar al barrio judío. Frente a nosotros el museo de la casa de Rembrandt, abierto como tal desde 1911, en su interior se encuentran más del 90% de los sus dibujos. Además, se ha reconstruido la vivienda y el taller, dando una visión de la vida cotidiana del pintor.

Caminando por Jodenbreestraat hasta Waterlooplein llegaremos al Museo Histórico Judío, establecido en 1932, sufrió la confiscación de la mayoría de sus obras durante la Segunda Guerra Mundial; imposibles de recuperar, decidió poner énfasis en la cultura e historia del pueblo judío de origen alemán. Hoy en día, su nueva colección, recoge un gran número de documentos de la guerra. Además, cuenta con un estupendo restaurante donde degustar comida típica.

Dejamos el museo y caminamos hacia el norte por Valkenburgerstraat hasta desembocar en el puerto. A nuestra derecha se alza un edificio cuadrado, el Museo Marítimo, con una atracción especial, el VOC-schip Amsterdam. Este, fue un barco de carga del siglo XVIII destruido en una fuerte tormenta en su ruta hacia el lejano oriente. En 1991 se construyó una réplica exacta que permanece atracada junto al museo; y a bordo se representan las tareas propias de una nave mercante de aquel entonces con actores en vivo.

Tras nuestro viaje en el tiempo a bordo del “Amsterdam”, nada mejor que sentarse a disfrutar de un pequeño paseo en barco por los canales para descubrir esos pequeños rincones que pasan desapercibidos a pie. Hay ofertas para todos los gustos, desde paseos de una hora hasta viajes que incluyen una cena a bordo.

Mercados

Bloemenmarkt, el mercado de las flores. Al sur, cerca ya de los canales exteriores, en la calle Singel, se sitúan casi cada día (lunes a sábado) miles de puestecitos de las más diversas flores, plantas y semillas. Además, con el tiempo y las visitas turísticas estos puestos ofrecen ahora distintos souvenirs donde poder llevarte un pequeño recuerdo de Ámsterdam que no tenga que meterse en un jarrón.

Albert Cuyp Market. Más al sur aún que el anterior, este mercado se extiende a ambos lados de la calle con su mismo nombre, en la zona del barrio latino. Abierto de lunes a sábado, se trata del mercado más concurrido de toda Ámsterdam. Tiene puestos de toda clase, desde comida hasta zapatos, ofreciendo una gran variedad de alimentos y hierbas exóticos. Si se visita el Albert Cuyp Market es condición indispensable probar el tradicional arenque holandés con cebollas y pepinillos.

Datos de interés:

- En el barrio rojo no es aconsejable sacar fotos. En él se encontrará con escaparates de mujeres semidesnudas, si esto le preocupa es posible evitar el paso por estas calles tomando otras adyacentes sin desviarse en exceso de la ruta propuesta.
- A pesar de que en Holanda está permitida la venta de ciertas sustancias por los establecimientos con licencia, su consumo está prohibido en público y puede acarrear multas. Tenga en cuenta que puede que se le acerquen supuestos vendedores por la calle, estas personas carecen de los permisos adecuados y sus actos constituyen un delito.


Apúntate a nuestra Newsletter

¡Te Regalamos 2 Noches

de Hotel para 2 personas!*

*Sujeto a consumición mí­nima, disponibilidad de hoteles y otras condiciones.
Tus viajes nos interesan...
Puedes participar de manera activa en nuestra Web. ¡Cuéntanos tu historia!
Consejos para viajeros
No dejes de leer nuestros consejos para organizar tu viaje o escapada en el Cuaderno del Viajero.