¡Hola!

Si aún no te has registrado, crea tu cuenta aquí
y consigue gratis tus 2 noches de hotel para 2 personas*

¡Por favor, verifica tu e-mail y contraseña!
Regístrate aquí
Iniciar Sesión
Me
Gusta
Viajar
Barato
Inicio > Encuentra tu Ruta Perfecta > Zamora histórica

Zamora histórica


Ocellum Duri para los romanos, Semure para los visigodos y Azemur o Samura para los árabes, no pasa a llamarse Zamora hasta ser reconquistada por Alfonso III de Asturias.
Ciudad estratégica durante toda la Edad Media, la ruta que os proponemos para hoy nos lleva atrás en el tiempo; os invitamos a que visitéis con nosotros varios puntos que fueron claves para la historia, no sólo de la capital Zamorana, sino de toda la península.

Zamora Zamora Zamora Zamora Zamora Zamora Zamora
Datos Útiles


País: España
Idioma: Español
Zona Horaria: GMT +1
Moneda: Euro
Requisitos de entrada: DNI válido

Castillo de Zamora

Ordenado por Alfonso II de Asturias, no se realizaría su construcción hasta el reinado de Fernando I de León; datando los restos más antiguos de mediados del siglo XI.

Constituyendo un pilar básico para los reinos cristianos durante el proceso de reconquista, sufrió diferentes modificaciones posteriores, siendo la última la sufrida en el siglo XVIII para adaptarlo a las nuevas armas de artillería.

En 1985 es finalmente declarado como Patrimonio Histórico, siendo el pasado 2009 reabierto al público tras grandes obras de restauración.

Esta es quizás la construcción más importante de la ciudad y supone una visita obligada para todo aquel que disfrute perdiéndose entre silenciosos muros llenos de historia. Junto al Castillo se encuentran los jardines y el mirador, por los que podremos tomar un ligero descanso y disfrutar de las increíbles vistas de toda la ciudad.

Construcciones relevantes

Justo frente al Castillo se eleva la Catedral de Zamora. Construida en el siglo XII sobre un antiguo templo visigodo, fue levantada en un tiempo record de 23 años. Esta velocidad en su construcción le da un aspecto poco frecuente para aquel siglo, de extrema austeridad decorativa. No obstante, las posteriores ampliaciones muestran estilos de distintas épocas; tal es el caso de la torre de San Salvador, que sirvió como cárcel del Cabildo hasta el terremoto de Lisboa de 1755, del cual aún se pueden apreciar algunas grietas.

Rodeando el Parque del Castillo podemos ver una parte de la famosa muralla de Zamora. Aunque investigaciones arqueológicas han demostrado la existencia de murallas de la época romana, son las construidas a partir del siglo X las que prevalecen hasta nuestros días.
Estas murallas, junto con su ubicación, dan a Zamora una ventaja indiscutible durante los asedios musulmanes de la reconquista, convirtiéndose en constante eje de conflicto durante dos siglos.

Su impenetrabilidad otorga a la ciudad su sobrenombre cuando tras la muerte de Fernando I de León, su primogénito Sancho de Castilla comienza una guerra para apoderarse de los territorios repartidos por su padre entre sus cinco hijos. Tras conquistar el territorio de tres de sus hermanos, cabalga finalmente para arrebatar Zamora de manos de su hermana Urraca, quien ya se había encerrado tras los muros. Sancho, ante la imposibilidad de penetrar sus murallas puso sitio a la ciudad durante más de siete meses, hasta que finalmente fue asesinado por un noble zamorano que se había infiltrado en sus filas. Desde entonces se la llamó Zamora “la bien cercada”.

Una de las puertas más antiguas de la muralla es la conocida como Puerta de Olivares, la cual conecta la zona del Castillo y la Catedral con el rio Duero y las aceñas de Olivares. En uno de sus laterales puede verse una placa restaurada que data de su construcción, en la cual se hace honor a la muerte del rey Alfonso II de Asturias, acaecida tan solo un mes antes. Junto a la Puerta de Olivares tenemos los muros de la antigua casa de Rodrigo Díaz de Vivar, más conocido como El Cid Campeador.

Templos religiosos

Existen innumerables iglesias repartidas por toda la capital, más de 20 de ellas de estilo románico. Si bien en lo referente a su arquitectura todas merecen una visita, os vamos a destacar tres que bien por peculiaridades actuales o pasadas no os podéis perder.

En primer lugar hablaremos de la Iglesia de Santa María Magdalena, construida a inicios del siglo XII, algunos autores hablan de la ubicación en este lugar de un antiguo templo del siglo VII. En ella tenían la tradición de reunirse los caballeros e hidalgos de la zona. Poco después de su construcción, en el año 1158, se produjo un enfrentamiento entre un noble y el hijo de un zapatero, a quien le querían arrebatar una trucha que había comprado previamente. Los plebeyos apoyaron al joven y los nobles se reunieron en el interior de la iglesia para decidir un castigo. Cuando los nobles estaban aún reunidos, el pueblo cerró la iglesia y la incendio con ellos dentro, pasando el suceso a conocerse como “el motín de la trucha”. No obstante, tras la reconstrucción de la iglesia, los nobles siguieron conservando la tradición de tenerla como lugar de reunión.

La Iglesia de Santa María la Nueva, construida entre los siglos XII y XIII, perteneció a la Orden de San Juan, más conocida como la orden Hospitalaria, hasta finales del siglo XIX; se especula con la posibilidad de que estos la adquiriesen tras la disolución de la Orden del Temple, aunque aún no se han encontrado suficientes hallazgos que lo confirmen. Hizo de hospital durante varios periodos de la Edad Media y se sabe que durante un periodo de esta misma época fue testigo de ejecuciones, pues ante sus puertas se ejecutaba justicia.

Y finalmente, pero no menos importante, os vamos a hablar sobre la Iglesia de San Antolín. Este pequeño templo románico cuya construcción data del siglo XII se encuentra en el conocido como “Barrio de la Lana”, lugar que recibió a un gran número de personas procedentes de Palencia, las cuales acudían fundamentalmente a trabajar en el sector textil.
Esta iglesia no tendría mayor relevancia de no ser porque cada 17 de enero abre sus puertas a todo tipo de animales en honor de su patrón, San Antón. Desde perros hasta gallos, pasando por gatos, tortugas, burros, conejos, hámsteres y todo tipo de fauna se reúnen en la iglesia para recibir  la bendición del santo. En los últimos años la afluencia ha sido tan grande que el párroco de la iglesia se ha visto obligado a realizar el discurso y la bendición en la plaza de la iglesia, ante la falta de espacio en el interior. En realidad esta es una tradición muy extendida y tiene lugar en multitud de iglesias repartidas por toda la provincia.


Apúntate a nuestra Newsletter

¡Te Regalamos 2 Noches

de Hotel para 2 personas!*

*Sujeto a consumición mí­nima, disponibilidad de hoteles y otras condiciones.
Tus viajes nos interesan...
Puedes participar de manera activa en nuestra Web. ¡Cuéntanos tu historia!
Consejos para viajeros
No dejes de leer nuestros consejos para organizar tu viaje o escapada en el Cuaderno del Viajero.