Regístrate aquí

Ciudades de Europa para visitar en primavera


Llega la primavera y con ella las ganas de pasar menos horas encerrados en casa y de disfrutar de la vida al aire libre.Te proponemos visitar cinco ciudades de Europa que, por unas razones u otras, se convierten en un destino perfecto para los meses primaverales. Esta primavera nos iremos a Córdoba, Ámsterdam, Ibiza, Friburgo y Niza.

Europa Europa Europa Europa Europa
Datos Útiles


País:
Idioma: Inglés, Español, etc.
Zona Horaria: GMT +1
Moneda: EUR
Requisitos de entrada: DNI Válido

Córdoba:

Existe una razón fundamental para visitar Córdoba en primavera: El Festival de los Patios cordobeses. Del 6 al 19 de mayo, Córdoba muestra sus mejores galas para recibir a los muchos turistas que se acercan a la ciudad andaluza para contemplar el esplendor de sus patios decorados con miles de flores.

El Festival de los patios es un concurso que se celebra cada año, desde 1918, en la ciudad de Córdoba y en el que se premia a los patios cordobeses más bonitos. Para conseguirlo, los vecinos de Córdoba, en especial los de los barrios más populares, cuidan y miman durante todo el año los patios de sus casas y los engalanan con multitud de flores y plantas. Aunque muchos de estos patios pueden ser visitados a lo largo de todo el año, es durante la segunda y tercera semana de mayo cuando se celebra el concurso de los patios cordobeses y es cuando los vecinos muestran sus patios de forma libre y gratuita a los visitantes.

Y es que los patios de Córdoba son, junto con la Mezquita, una de las señas de identidad más reconocidas de la ciudad, hasta el punto de haberse convertido en el año 2012 en Patrimonio inmaterial de la Humanidad.

Aunque son más de medio centenar los patios que se ornamentan para tan importante evento, hay algunos que, ya sean por su importancia o por su especial belleza, conviene mencionar. Entre todos los patios hay que destacar el Patio del Trueque, por ser donde se encuentra la sede del Centro de Interpretación de los Patios y los patios del Palacio de Viana, por la belleza que desprenden cada uno de los 12 patios que forman parte del complejo.

Las fechas en las que se celebra el evento son del 6 al 19 de mayo en horario de 11 a 14 y de 18 a 22.

 

Ámsterdam:

Si bien es cierto que Ámsterdam es una ciudad bastante dura en los fríos meses del invierno, también lo es que con la llegada de los primeros días primaverales de buen tiempo se convierte en una delicia el pasear por sus canales, atravesar la ciudad en bicicleta o descansar en sus parques más famosos como el Voldenpark.

Pero una de las razones principales por las que la primavera es una época ideal para viajar a Ámsterdam es por Lisse y por el Keukenhof.

Suponemos que ahora mismo te estás preguntando qué es Lisse y que es el Keukenhof; no te preocupes, respondemos a continuación a tu pregunta.

Lisse es una localidad que se encuentra a sólo 36 kilómetros de Ámsterdam, famosa por ser el lugar donde está el considerado mayor y más bello jardín floral del mundo: el Keukenhof.

Del 21 de Marzo al 19 de mayo abre sus puertas este complejo de unas 32 hectáreas que concentra más de siete millones de bulbos repartidos entre nueve jardines y cuatro pabellones. Más de 800000 personas se acercan cada primavera hasta los jardines de Keukenhof para hacerse con semillas de tulipanes y para disfrutar del espectáculo que ofrece un mar de flores que invade con sus bellos colores y armoniosos aromas un lugar único en Europa.

Cada primavera los jardines y pabellones se engalanan bajo las directrices de una temática diferente, siendo este 2019 el año dedicado al movimiento hippie.

En definitiva, acercarse hasta los jardines florales de Keukenhof en primavera se convierte en una experiencia visual y aromática única.

 

Ibiza:

Antes de que la época de discotecas y de masificación turística se hagan con la isla, Ibiza se convierte en un destino perfecto para disfrutar con tranquilidad y en silencio de unos paisajes  que muestran como nadie la identidad mediterránea y de unos pueblos orgullosos de mostrar al turista sus tradiciones más ancestrales y una gastronomía que se deja disfrutar en estos lugares con calma y con el alma. Los meses de abril y mayo se nos antojan perfectos para descubrir esa Ibiza que en nada tiene que ver con la que se nos muestra en los meses de julio o agosto.

Y es que en primavera los días comienzan a alargarse y disponemos de más tiempo para planificar unas rutas senderistas por la isla por parajes típicamente mediterráneos donde abundan los bosques de pinos y en donde es posible disfrutar de una perfecta comunión con la naturaleza. Y es en la primavera cuando el sol comienza a mostrar su fuerza, pero sin llegar a agobiar, lo que hace que bajar a una pequeña cala a disfrutar de un baño de sol se convierta en un plan ideal; más aún teniendo en cuenta que en los meses de abril y mayo tendrás la suerte de no encontrar las bellas calas de la isla repletas de turistas.

Y es en los meses de primavera cuando vamos a poder sentarnos en una terraza de la isla a disfrutar de una cerveza bien fresquita sin tener que esperar media hora para conseguir una mesa.

Y si lo que te apasiona es ir de compras, en primavera podrás acercarte a los puestos de cualquiera de los mercadillos de Ibiza y pasarte las horas decidiendo si te compras unas alpargatas de esparto o uno de esos cestos tan típicos de esta isla balear.

Si quieres disfrutar de Ibiza, pero no eres de los que les gusta la fiesta y el bullicio, creemos que los meses de abril y mayo son perfectos para descubrir las mil y una bellezas de Ibiza.

 

Friburgo:

Vale. Estamos de acuerdo que Alemania no es un país famoso por poseer un buen clima; pero es probable que la cosa cambie si te animas a conocer la ciudad de Friburgo en primavera. La razón de elegir entre todas las ciudades alemanas a Friburgo para acertar con el tiempo es que Friburgo es la ciudad alemana que cuenta con más horas de sol al año, siendo los meses de primavera una época perfecta para pasear por la ciudad y adentrarte en los paisajes de la famosa Selva Negra.

Friburgo de Brisgovia (su nombre real) es el lugar perfecto para comenzar una ruta que te lleve a conocer los encantos de la Selva Negra, donde se hallan algunos de los paisajes más interesantes de Alemania.

Pero vayamos por partes y primero descubramos la ciudad. Friburgo cuenta con un buen puñado de monumentos de gran valor arquitectónico y artístico. Sin lugar a dudas, la Catedral es el monumento más importante de la ciudad alemana. Comenzó a construirse en el año 1200, pero no sería hasta el 1513 que este edificio de estilo gótico finalizó sus obras. Espectacular su interminable torre de 116 metros y un órgano que se cuenta entre los más grandes del mundo. La Catedral se encuentra en la plaza del mismo nombre, lugar en el que se celebra el mercado semanal y en donde están otros monumentos de la ciudad como el peculiar edificio rojo del almacén histórico o la casa Wentzinger.

Pero como hemos hablado anteriormente, Friburgo es el lugar elegido por muchos turistas como “campamento base” para descubrir la Selva Negra, una de las zonas más fascinantes de Alemania donde interminables bosques, bellos pueblos, cascadas, castillos, monasterios y un sinfín de maravillas más sorprenden al viajero.

 

Niza:

La luz de los primeros rayos de sol de la primavera se refleja en las aguas del mar Mediterráneo, mientras los niños juegan en las callejuelas del casco viejo. Este podría ser perfectamente el motivo de alguno de los cuadros de aquellos pintores franceses que sentían una especial predilección por los bellos lugares de la Provenza como Niza.

Niza tiene mucho de poesía: El azul turquesa del mar Mediterráneo, las casas de colores amarillo y ocre del casco viejo o el paseo de los ingleses, donde las gentes del lugar se sientan en las famosas sillas azules que salpican el paseo para contemplar el horizonte.

Es en primavera (cuando el turismo en masa no ha llegado todavía a la ciudad, cuando los precios no se han puesto todavía por las nubes y cuando el sol permite disfrutar de la ciudad sin pasar excesivo calor) la época en la que podemos disfrutar de placeres tan sencillos en Niza como tomar un café en las terrazas de la plaza Massena, comprar quesos o verduras en el Mercado de las flores, comer un helado en el casco viejo o subir hasta la colina del castillo para disfrutar de unas vistas únicas de la ciudad francesa.

Y aprovechando que estamos en la región de la Provenza y aunque no sea la época en la que los campos de lavanda se muestran en todo su esplendor, no podemos renunciar a alquilar un coche y viajar por un entramado de carreteras donde vamos a poder descubrir a nuestro paso los coloridos paisajes y los pintorescos pueblos que nos ofrece esta bella región del sur de Francia.

 

 


Tus viajes nos interesan...
Puedes participar de manera activa en nuestra Web. ¡Cuéntanos tu historia!
Consejos para viajeros
No dejes de leer nuestros consejos para organizar tu viaje o escapada en el Cuaderno del Viajero.